Comencemos Hablar del ESTADO SOCIAL LATINOAMERICANO

Publicado en por elestadosocial

 

estado gente

 

 

 EL ESTADO SOCIAL LATINOAMERICANO.

 

La dura lucha del estamento político es ¿cómo lograr? la ecuanimidad, la justicia y la igualdad en el seno de un país y  a su vez riqueza, bienestar y mejor calidad y dignidad de vida. Es el gran misterio que rodea la incógnita de gobernar bajo la sombra de grandes intereses y presiones nacionales e internacionales; como combinar los ingredientes para lograr una gestión que le de real significado a la gente.

 

El Estado Social es el que permite dentro de lo mensurable, obtener resultado que le den a la existencia no únicamente una referencia estadística, sino, un sentido de vida que rodee al ciudadano, una policromía de variables que adornen el existir, proveyendo al hombre la capacidad de irrumpir las distancias descomunales (en algunos casos) entre las expectativas culturales y las sociales.

 

Establecer políticas que faciliten las soluciones del día a día, ofrecer oportunidades  para todos los niveles y formar un ciudadano psicológicamente feliz, es parte de la receta de la felicidad social  para cualquier Estado que se dice ser un gobierno del y para el pueblo. Establecer un sentido de unidad, sir profundizar el antagonismo, la violencia y la división; esto facilita el adecuado desenvolvimiento del ser humano en su propia carrera de vida.

           

Una nación provee de elementos que engrandezcan el espíritu nacional, no de un tipo en particular de gobernar, sino, de políticas de gobierno que provean del estamento necesario para los cambios de administraciones, por ciertos justas, democráticas y necesarias;  sin que estas afecten el espíritu de grandeza que tiene que tener cualquier país en el tiempo. Estos fenómenos amigos deben iniciarse desde los municipios hasta la conformación del Estado mismo.

 

Los grandes responsables del caos político, siempre recaen en el gobierno nacional de turno, eso para este tipo de enfoque psicopolitico no funciona. Un país se conforma de pequeños esquemas que se alinean y se nutren desde los rincones del país, el estado debe sencillamente asumirlos como parte de del esquema de gobierno y facilitar así el crecimiento y la prosperidad en los individuos y finalmente a las sociedades.

 

Para los críticos de estos planteamientos que muchas veces los detallan como muy platónicos e imposibles de aplicar; les podríamos responder con mucha determinación, que todo proceso de cambio y reeducacion, se base en un  plan estratégico, planificado e inteligentemente ingeniado, este difícilmente podría fallar en su aplicación. Si bien, no se puede afirmar su perfección si podríamos entonces aseverar su perfectibilidad.

 

La institucionalidad en cualquier tipo de gobierno, por lo menos que se desea ser respetado como tal, es fundamental, pero esta debe ser flexible, practica operacionalmente funcional y capas de dar las respuestas que el entorno le exija. Los municipios y sus gerentes deben aplicar en el campo de lo social, sumergirse en un plan donde se busque el éxito personal, familiar y grupal de sus vecinos en el municipio y a su vez logre captar recursos y elementos que mejoren continuamente la calidad de vida de la región.

 

¿Difícil?, pero no imposible, la gente demanda de los gobernantes municipales y regionales el adecuado desenvolvimiento entre sus funciones, en el caso del Zulia, difícil de concretar al tener una instancia regional proporcionalmente distante, en lo económico, político y lo social, a cada uno de los municipios. En lo nacional, una gestión que se basa en un ruido político que no le permite integrarse con el resto del país. Esto en  referencia del caso venezolano.

 

La cualidad básica de implementar planes de cambio realmente revolucionarios, no dependerán de una ideología en particular, sino, en buscar lo que todo Estado busca para sus compatriotas, libertad, igualdad, justicia, oportunidades, riqueza  y respeto. La esencia humana es la vital energía necesaria para inspirar un país, la búsqueda constante del placer de vivir, el rechazo a lo que no lo produzca. La base estructural de un  Estado Social son sencillamente los productos  sustanciales de este artículo.

 

Finalmente, los intereses, las demandas, los negocios, y la permanencia son parte de la carpintería, de lo domestico y rutinario de cualquier gestión. Que deberá manejarse con la misma sencillez de lo que representa ante la gran oportunidad de ser un municipio, una región y un país rebosantes de hombres y mujeres exitosos y con un porvenir asegurado y establecido por un ESTADO SOCIAL-

 

 

 

 

Enlace informativo:  joseernestoponsb.over-blog.es

Venezuela, 24 deJunio de 2010

José Pons B.

Etiquetado en EL ESTADO SOCIAL

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post