Dentro del marco de la Democracia: Es Estado Social Latinoamericaco

Publicado en por elestadosocial

 estado gente

 

CAMINOS PEDREGOSOS.

 

La cuestión no está sencilla de plantearse, sea como indica Wallerstein al afirmar que el capitalismo se acabará o proclamar con tanta seguridad como lo hace Thomas Friedman  cuando afirma que donde hay un “MacDonald” no hay guerras.

 

Partiendo de bases más sencillas, sin complicarnos al pretender cambiar el mundo o si es que hay otros mundos. La Teoría del Estado Social latinoamericano, parte de una triada secuencial que logra darle el inicio a un desarrollo y crecimiento mesurable al ciudadano de nuestros países, dicha triada que la presentamos  como Ciudadano, Familia y Sociedad, logran ofrecer realmente la posibilidad de crear un Estado con las características que se requieren en esta época postmoderna.

 

El mundo se ha hecho incuestionablemente interdependiente y así sus países, regiones y localidades; en los ámbitos, biológicos, psicológico, sociales, espirituales y culturales, no obstante se logra observar que en el ámbito comercial, industrial y  el movimiento de los capitales sin duda alguna también. Aunque en temas de salud, energía, eco ambiental nos falta avanzar.

 

Cabe destacar que es evidente la reforma y construcción de nuevas formas de organizaciones globales, nacionales, regionales y locales a todos los niveles, pero cabria destacar que la concepción donde el ser humano, que llamamos ciudadano, sus familias y la sociedad que lo conforma bajo un Estado que lo coordine,  tendría que iniciar un camino que posea una visión integral de desarrollo y crecimiento que le permita planear entre tormentas, un existir exitoso, con bonanza, paz y una vida digna.

 

 

DEMOCRACIA DELIBERATIVA.

 

Una democracia capas de trasladar los asuntos sociales (íntegramente hablando) al campo de las decisiones directas y en la cual el desenvolvimiento de las carreras de vida de los ciudadanos  no logran en esta las limitaciones de un concepto centralizador, un Estado dueño de todo y para todo.

 

 Estamos indicando un Estado descentralizado y confeccionado por los ciudadanos bajo el plano de facilitador de los procesos de vida que desean los ciudadanos en relación a sus exigencias personales, familiares y sociales. Un Estado cuya existencia no sea predeterminada por un gobierno, sino, por políticas que se establezcan como retos mejorados por estas administraciones que tendrán los países

 

El ciudadano, es decir, el habitante del espacio geográfico que ha abandonado el desinterés por los asuntos públicos, esta retado al acercamiento con los otros ciudadanos a la construcción de una red de comunicaciones que deberá extenderse a una red de redes donde los elementos de interés común permitan un nuevo tejido democrático en el cual puedan ser oídos sus derechos y medir sus obligaciones.

 

Naciendo así, un nuevo Estado donde el ciudadano, sus familias y las comunidades que los conforman tendrán una misma voz, creando su propio lenguaje, que van desde ya, por arriba de los viejos paradigmas en que se mueven los viejos  actores. Es necesaria la aparición en el escenario latinoamericano lo que en ingles se llama “moral commitments”, es decir, las obligaciones morales que se asumen en el orden de la acción común.

 

Esta afirmación conlleva, necesariamente a un aumento de la intervención colectiva en un debate público de cual alejándose por años, los contextos y evidencias de lo que viven nuestras realidades sociales han hecho regresar, esta vez seguramente para quedarse.

 

A estas verdades, los escépticos arguyen que no hay respuesta colectiva y que la multiplicidad de criterios produce la inmovilidad y la falta de decisiones o al menos, la pérdida de su eficacia. Por otro lado, los realistas arguyen que las decisiones nunca resultan neutras, que nada se logra si el colectivo no participa. Finalmente ponen sobre la mesa el argumento de la autonomía moral, esto es, que “resulta inaceptable que otros tomen las decisiones que afectan nuestras vidas”

 

Como afirma Pons (2006), “Si participamos en la toma de decisiones, se reduce al mínimo cualquier expresión de resistencia social al propósito que se busca”. Con esto planteamos, que la construcción del instrumento que nos permitirá poseer la equidad, la imparcialidad y las oportunidades que como ciudadano tenemos será la de elaborar y construir  un Estado Social, facilitador del éxito, la bonanza, la paz y una vida digna que toda Nación merece.

 

Marchamos hacia una politización creciente, eso es para muchos filósofos y teóricos una buena noticia, porque el abandono del interés por la “POLIS” ha sido causante de una inmensa cantidad de vicios que han afectado al proceso democrático de nuestros pueblos.

 

La búsqueda de rechazo hacia los modelos de Estados Paternalistas es una necesidad para lograr el desarrollo y las vías que proporcionen un crecimiento cimentado en valores morales que dignifiquen al ciudadano, sus familias y las sociedades., por ende a la nación.

 

NUEVOS MODELOS y NUEVAS FORMAS.

 

Sousa Santos, elaboro un modelo que denomino “democracia de alta intensidad” o “democracia emancipadora”, el autor portugués  parte de su análisis de una demoledora critica a la que denomino PENSAMIENTO DEMOCRATICO HEGEMONICO. Lo basó en un proyecto de transformación social mediante la creación de formas de sociabilidad inconformistas, la reinvención de la ciudadanía y la maximización de la participación política. (basada en una democracia radical socialista y la búsqueda de alternativas epistemológicas para devolver la esperanza de emancipación.

 

A lo indicado, Boaventura Sousa Santos muestra que esto es una “repolitización global de la práctica social”, esto es, superar la mera participación electoral, por un lado, por el otro crear e identificar formas de poder con prácticas de autoridad compartida. Visto así, la política no es más que una práctica continua, una transformación incesante marcada por la toma de decisiones de los nuevos actores ciudadanos.

 

Bien resulta que los teóricos estén en la búsqueda de un plataforma que logre encauzar a las sociedades latinoamericanas, nuestro caso a lograr concebir un camino, una vía que conlleve una forma de vida en los tiempos de la globalización, de cambios y de requerimientos profundos en las actitudes sociales de los ciudadanos.

 

 

 

Enlace informativo: joseernestoponsb.over-blog.es

 

Venezuela, 24 de Junio de 2.010

elaborado por: José Pons Briñez

 

Etiquetado en EL ESTADO SOCIAL

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post